¿Mami por qué no nos hacen la estrella número 51?

Pero mami, ¡Fucktuño nos prometió cambio y en ese cambio íbamos por la estadidad! Porque tú sabes, no somos capaces del auto-gobierno. En las palabras de aquel indeciso autonomista-estadista-independentista disfrazado de autonomista, Luis Muñoz Rivera, no se puede ser territorio independiente porque en Puerto Rico no hay hombres. Y si aquí no hay hombres, tampoco podríamos pedir la estadidad. ¿Quién en su buen juicio quisiera un conjunto de islas donde no son capaces de auto-gobernarse por la falta de hombres? Es esto precisamente lo que los estadistas deberían de comprender, no se trata de que le demos las riendas a Estados Unidos porque somos incapaces de guiar nuestros caballos hacia la formación de un pueblo sino de demostrarle que somos capaces de criar y de guiar fervorosamente nuestros caballos. Entonces, si lo que se necesita para pedir la estadidad es exactamente lo mismo que necesitamos para la independencia, ¿por qué no trabajan para conseguirnos una manera de auto-gobernarnos? No, porque siguen haciendo campaña para que el pueblo puertorriqueño continué sintiéndose “menor que…” para que cada día, el puertorriqueño entienda que aquí no hay hombres y que nuestra nacionalidad es inexistente por ende demandamos una nacionalidad ajena y alguien que nos tomé bajo su cuidado como niños de pañales que somos. Sí, querido estadista, porque Estados Unidos quiere cambiar pañales y dar biberón a cuatro millones no-hombres, salvajes, primitivos y no capaces de auto gobernarse. Quizás podríamos unir los tres partidos actuales (Partido Nuevo Progresista, Partido Popular Democrático, Partido Independentista Puertorriqueño) ya que los tres deberían de tener la misma línea de metas a corto plazo: conseguir un auto-gobierno. Ya luego se podrían dividir y buscar respectivamente la estadidad o la independencia, nada más. No obstante, continuaremos en el jueguito de los fracasados plebiscitos.

Advertisements

Tu vida difícil

Y entonces, ¿están satisfechos con una vida fácil? ¿No les tienta saber y/o sentir lo que sería tener que vivir una difícil? ¿Qué es lo difícil para usted? Para muchos cabrones sé que contestarían que mami|papi no le dio dinero, no le compró un auto último modelo, no salió corriendo a comprarle el nuevo x-box 180360 o el playstation 1500 o el gameboy 5D. Quizás para ellos tener una vida difícil es que llevan 2 meses solteros o sin bajar el queso, que no tienen dinero para ir a la Perla y comprarse un doce de marihuana y tal vez un seis en cocaína. Entonces, en tu vida difícil va en desmadres en la Universidad porque las notas no te caen del cielo y esperabas que fuera al igual que en la preparatoria… sucumbes en una gran depresión y te tienta la idea del suicidio, porque sabes, tu vida es súper difícil. Te quejas, y continúas el llanto innecesario de cuan agobiante es tu vida, no obstante, ¿qué haces para cambiar tu realidad? ¿Un carajo? Eso pensé. Entonces, continúas pensando que tu vida anda deshecha y es sumamente difícil por la falta de todos esos argumentos materiales y por situaciones obviamente moldeables de tu vida. Tu vida es un espectro tan y tan triste. No entiendo, cabrones, la vida de ustedes es tan difícil que hace ver la vida de un negrito en tapa rabo de Zimbabue o de algún lado en África tan fucking fácil. Al fin y al cabo, ellos no tienen que preocuparse por lo material ni por hacer los trabajos de la universidad y muchos menos por tener algún dinero para irse a darse el crippy más cabrón de su país. No, porque su única preocupación e inquietante es el saber si ese día su cuerpo recibirá alimentos o no. Coño, qué vida tan fácil la de ellos. En serio, cambiaría mis problemas y mi vida difícil si eso me permitiese tener una sola preocupación en mi diario vivir. Entonces, ¿por qué ustedes continúan quejándose y viviendo de esa vida difícil de ustedes? Anda, vamos, despójense de su vida difícil. Ha!

Éxtasis

Sus cuerpos marchan al ritmo de un incontrolable éxtasis. Una ola de deseos carnales sucumbe a los seres. Dejan caer una gota al olvido y una que otra va encajando en la memoria. Las impurezas del cuerpo rondan por la piel. Sus cuerpos unísonos en el éxtasis, recaen en un estado de conciencia mayor que al que fuese anteriormente adquirido. Ella comienza a gemir, su cuerpo agotado le exigía un desaire más. El arremete entre la sepultura del ruidoso cabaret. Ya todo es un líquido homogéneo de pasiones, lujurias y desenfrenadas locuras: éxtasis. El deja derramar una gota, una gota de color vino pintoresca, vino sangre espesa. Gota a gota, crea un mar. Se encuentra inmerso en los precipicios de un trance epiléptico que desemboca en el bache de color vino sangre. Sus dedos dibujan una obra de inicio y final. Escandalosos gritos ruegan por suplicio. Sus llantos de exterminio son ignorados. Un océano color vino lo circula. El queda esquizofrénico del mismo. Ella, ella sólo contempla la incredulidad de esos segundos: éxtasis.

[escrita el 18 de febrero de 2010]

Trance

Él ingería aquél vino tinto que reposaba en su copa de cristal favorita. Esa sustancia que le otorgaba los peores y más sucios pensamientos. Felipe conocía que el alcohol no era metafóricamente pero literalmente un veneno, no obstante, siempre buscaba refugio en él. Poco a poco sentía como ocurría una guerra naval en su estómago y la ligereza en la que sus pies acariciaban el terreno que pisaban. En su cabeza, todo estaría bien, todo. Muy lentamente su cuerpo caía en un frenesí de excitación, de esos que van y vienen. Noctambulo en sus sueños como ese fantasma que le decía adiós a su cuerpo para ir a marchar con la brisa de los vientos alisios. Se desprendía de lo físico y lo carnal, el sentía como su fantasma rompía sus huesos y desmembraba su cuerpo y sin derramar una gota de vino tinto en el suelo. Trance, inédito, trance.

“When I was one-and-twenty”(1896)- A.E. Housman

When i was one-and-twenty
I heard a wise man say,
“Give crowns and pounds and guineas
But not your heart away;
Give pearls away and rubies
But keep your fancy free.”
But i was one-and-twenty,
No use to talk to me.

When i was one-and-twenty
I heard him say again,
“The heart out of the bosom
Was never given in vain;
‘Tis paid with sighs a plenty
And sold for endless rue.”
And I am two-and-twenty,
And oh, ‘tis true, ‘tis true.